Gastos ocultos del trabajador remoto, 2ª parte

Mantenerse sano y en forma

Las vacaciones para muchos significan buen tiempo, buena comida, una o demasiadas bebidas al día, mucho sol, dormir poco y días de no hacer nada. La mayoría de nosotros podemos sobrevivir a una semana o dos de vivir “de vacaciones” con lo que implica. Los nómadas digitales pueden viajar a tiempo completo, pero tenemos que recordar que no estamos de vacaciones permanentes (aunque puedas sentirte de esa manera). Por eso, a diferencia de aquellos que están en modo de vacaciones, tenemos que hacer un esfuerzo para mantenernos en forma y sanos y muchas veces, implica gastos que no tenemos en cuenta al inicio del viaje.

Seguro médico

Lo primero cuando vas a vivir de viaje es contratar un seguro. Si eres de un país o región con servicio de sanidad pública, financiada por el gobierno, puede ser que no necesites un seguro adicional cuando viajes. Y si eres americano, puedes estar acostumbrado a ir sin seguro. Pero incluso si tienes un seguro de hogar, tienes que comprobar si se limita al tratamiento en el hogar, o si ofrece cobertura limitada fuera de tu país. Y además, cuenta con que puedes perder tu sanidad pública después de una prolongada ausencia.

Gastos ocultos del trabajador remoto, 2ª parte

Foto de Michael Browning, en Unsplash

Ahora bien, no siempre es necesario un seguro médico de viaje para cubrir visitas al médico, o tratar una mordedura de insectos, o incluso para tratar un brazo roto. Probablemente podrías cubrir estos gastos con dinero de tu bolsillo. Pero en el supuesto de sufrir un accidente catastrófico o alguna enfermedad horrible, sí que necesitarías un seguro médico de viaje. Estos seguros te ayudan a pagar los gastos del tratamiento en el país donde estés (junto a los cambios necesarios en tus planes de viaje), el coste del transporte médico a tu país de origen (o a un hospital o instalación mejor) para el posterior tratamiento. Y todos estos gastos, sin seguro, no serían asumibles, necesitarías una campaña de Crowfunding para ello y no es nada recomendable!

Costos iniciales y tiempo de recuperación

Incluso si contratas un seguro que cubre gastos como ambulancias, estancias en el hospital, visitas al médico, medicamentos o cambios en los planes de viaje, normalmente tendrás que pagar por adelantado esos gastos y después esperar a que te reembolsen la cantidad adelantada. Ese reembolso puede tomar tiempo y puede no cubrir todo. También puedes decidir pagarlo de tu bolsillo y después hacer una reclamación al seguro. Pero lo más importante, es que si te enfermas o necesitas tiempo para tu recuperación, probablemente tampoco puedas trabajar. Y no trabajar, se traduce en no ganar, lo que hace que tu estilo de vida remoto sea mucho más difícil de mantener. Aquí es donde este tipo de seguros pueden resultar muy útiles.

Visitas al médico

Tienes que acudir al médico de vez en cuando para estar al tanto de tu salud. Las pruebas de analítica de sangre son una buena idea, y más a medida que te haces mayor. Las mujeres deben acudir al ginecólogo de forma regular y cualquier persona sexualmente activa se debe revisar periodicamente para detectar alguna enfermedad de transmisión sexual, ETS. Además, si tomas de forma crónica alguna medicación, puedes necesitarla mientras estás de viaje. Aunque puede haber medicamentos más barata en otras partes del mundo, es muy complicado obtener las recetas para comprarlo. En ese caso, necesitarás visitar a un médico local. Y acudir al dentista de vez en cuando tampoco es una mala idea!

Los seguros de viaje rara vez cubren estos gastos, por lo que tendrás que pagarlo de tu bolsillo. De todas formas, hay que señalar que también hay planes de seguro de salud para expatriados y/o nómadas que van más allá de las emergencia médicas básicas y pueden resultar muy útiles y rentables que pagar estos gastos por tu cuenta. Si además tienes hijos dependientes o problemas de salud adicionales pueden ser más que necesarios.

Auto cuidados

Muchos viajeros a largo plazo se olvidan del presupuesto extra necesario para situaciones muy comunes como: quemaduras solares, picaduras de insectos, alergias o heridas menores que necesitan tratamiento, especialmente mientras se viaja a lugares con climas tropicales y países en desarrollo. Y por supuesto, los típicos resfriados y problemas gastrointestinales. Muchos nómadas prefieren llevar todo lo necesario para este tipo de situaciones desde su país, pero no es infinito y en algún momento se te agotarán los medicamentos y recursos. Esto significa que tendrás que buscar remedios locales y suministros de primeros auxilios en una farmacia local o médico. Nos enfrentamos a un costo similar en casa, pero a veces olvidamos agregarlo a nuestro presupuesto cuando planeamos ir a distancia.

Women doing leg exercises in Pilates studio

Don’t forget to add the cost of keeping fit to your digital nomad budget.

Ejercicio

Si estás de vacaciones haces ejercicio sin darte cuenta porque te pasas los días explorando y haciendo actividades al aire libre. Pero al igual que los trabajadores de oficina de 9 a 5, los trabajadores remotos suelen estar sentados todo el día de trabajo. Cuando estás lejos y moviéndose entre diferentes lugares crear una rutina de ejercicio es todo un reto. Una opción puede ser comprar o alquilar una bicicleta cuando llegas a un lugar nuevo y así la utilizas como medio de transporte, pero esta opción no siempre es segura o práctica.

Por lo tanto, a menos que seas un viciado a correr, o muy comprometido con la práctica de yoga en solitario, es posible que haya que considerar apuntarse a un gimnasio o encontrar clases de yoga, o de otra actividad, igual que lo harías en tu casa. El coste de alta de un gimnasio para un mes pueden ser muy elevados y pueden incluir el extra de cuota inicial, lo que para un nómada puede suponer un coste cada mes.

Running by yourself

Foto de Tikkho Maciel, en Unsplash.

Algunos países tienen cadenas nacionales, como 24-Hour Fitness en los Estados Unidos,Goodlife  en Canadá o GoFit en España. El Programa “Global Workout Program” de Gold’s Gym, con sede en los Estados Unidos, ofrece a sus miembros 14 visitas gratuitas a gimnasios de todo el mundo. Y Gym by Hours, en España ofrece una amplia red de gimnasios donde puedes ir y pagar por hora. Pero todo este tipo de opciones son limitadas. Por supuesto, hay muchas formas gratis de mantenerse en forma, pero si necesitas rutina, el gasto adicional de cuota mensual de gimnasio o clases guiadas pueden ser la mejor opción.

Todos estos gastos pueden parecer menores, pero cuando se suman, pueden hacer mella en tu presupuesto. Si usted está lanzando una empresa o negocio, o estás en búsqueda de nuevos clientes, cada dólar, euro, o baht cuenta! Por favor, no sacrificar su salud para estirar su plan de presupuesto por delante y evitar sorpresas!

Pero, por favor, no sacrifiques tu salud para estirar tu presupuesto y así evitarás sorpresas!

Y tú, ¿Cómo te mantienes sano y en forma mientras vives viajando?

Sin comentarios

Dejar un comentario

Your email address will not be published.